Los tribunales tendrán un tsunami de casos